image
Lifestyle

¿Cuántas veces te pusiste un objetivo que parecía muy importante pero nunca lo alcanzaste?

Hacer una dieta,tocar un instrumento, aprender un idioma, organizar un viaje que al final nunca concretas, etc.. No sos la única a la que le sucede esto. Las personas solemos empezar con todo el ímpetu y motivación para hacer algo que creemos que nos hará bien pero quedamos a mitad de camino.  ¿Por qué  sucede esto?

Por no tener presente el por qué  para realizar esa actividad.  La clave es contar con una razón que realmente te movilice y conmueva ya que será aquello que te mantendrá en carrera cada vez que empieces a dudar de por qué lo estás realizando.  Por este motivo ese por qué tiene que tener un significado y sentido importante  para ti.  A veces ese por qué surge con más naturalidad y  espontáneamente.  Otra veces ( me atrevería a decir en las mayoría de los casos) ese por qué no es tan evidente y necesitamos tomarnos un tiempo para descubrirlo.

¿Qué tiene que ver esto con tu relación con el dinero?

Esta regla se puede aplicar en tus finanzas personales. El primer paso para destinar tiempo y esfuerzo para manejar bien tu dinero es descubrir cuál es el motivo que te impulsa a comprometer tu tiempo y energía en ese tema.  A casi nadie le resulta atractivo lidiar con la cuentas por cobrar, pagar impuestos, tarjetas de créditos y deudas;  a todos nos encantaría estar dedicándole tiempo a otras actividades. Sin embargo, el dinero es un medio para alcanzarlas y por eso es importante gestionarlo bien. En este punto cobra relevancia definir tu por qué, es decir, aquello que te inspira y  que hace que se vuelva una de tus prioridades. Tener en mente este por qué hará que si o si encuentres tiempo y energía para ocuparte de tus finanzas.

Esto puede sonar básico pero en verdad es muy poderoso.Por ejemplo,decir que mi motivo personal es “querer tener la fortuna suficiente para tener más tiempo libre” puede no alcanzar ¿Tener el dinero suficiente, de manera tal de ya no trabajar, te motiva a dedicarle tiempo y esfuerzo para aprender a administrar tu dinero, tomar cursos y seminarios sobre el tema? Si la respuesta es que no, no es tu por qué. Debes seguir indagando. Esto es muy distinto a decir “soy una madre soltera con un tipo de trabajo que implica que veo pocos minutos a mi hija en el día cuando ya estoy cansada. Esto hace que quiera administrar bien mi dinero  para encontrar nuevas oportunidades financieras  que me permitan pasar más tiempo de calidad con mi hija” Esto es un por qué muy valioso.

Por eso, el primer paso para invertir  o saber administrar su dinero no está en preguntarse cómo hacerlo sino, en primer lugar, por qué hacerlo.Teniendo esto en mente,te propongo que tomes un tiempo solo para ti, en un ambiente que te sea cómodo y pienses en tu por qué.

Te dejo una guía que puede servirte para romper el hielo….

  1. Pregúntate, ¿a qué dedicarías tu tiempo si nunca tuvieras que volver a trabajar?¿cómo te sentirías si tuvieras todo el tiempo para pasarlo exactamente como quisieras? ¿en qué sería distinta tu vida si el dinero no fuera una preocupación?Haz un listado de todas las razones que se te ocurran para aprender a manejar tu dinero. Escribe todas las que vengan a tu mente, nos las juzgues ni analices
  2. De la lista elige tu top 3 y vuelve a hacerte las preguntas anteriores.
  3. Finalmente del listado de tres razones, elige UNA que realmente te conmueva y movilice.  Toma esa razón como  tu por qué y tenlo muy presente sobretodo cuando empieces a dudar del tiempo y dedicación que le dedicas mejorar tu relación el dinero.

 

“No le pongas excusas a lo que no puedes terminar. Enfócate en todas aquellas razones por las que debas hacer que suceda.” – Ralph Marston.

Descubre tu “por qué” para manejar tu dinero