Cómo dejar de posponer tus objetivos profesionales y disfrutarlos!

Quiero compartirte otra perspectiva para definir tus objetivos profesionales. No se trata de pensarlos y escribirlos de la manera correcta. Tampoco se trata de tener el CV más lindo o actualizar tu perfil en LinkedIn para escapar de tu trabajo actual. 
La decisión de pensar y definir tus objetivos en relación a tu trabajo es más profunda.

Es una decisión que te conecta con el deseo de:

  • >> Iniciar un cambio en tu vida diaria.
  • >> Encontrar un trabajo que te entusiasme y te encienda.
  • >> Estar motivada y trabajar con un propósito.
  • >> Sentirte orgullosa con lo que hacés cada día, con el uso de tu tiempo y los ingresos que obtenés. 

Quizá en este momento tengas presente cuántos factores te limitan para estar en un trabajo que disfrutes.

Quizá te decís que no tenés el tiempo suficiente para enfrentar un cambio y te da miedo perder la estabilidad económica.

Quizá pensás que necesitas especializarte más o te serviría contar con nuevos contactos.

A veces resulta más natural detenerse en los problemas y trabas que nos alejan de actuar por un cambio. Y lo usamos para justificarnos y seguir atrapadas en la rutina diaria. 

La clave para cumplir tus objetivos profesionales

Tenés en claro que no estás conforme en tu trabajo pero….

¿Cuánto tiempo dedicas a pensar qué querés hacer de tu carrera profesional?

¿Cuánto tiempo dedicas a tener claridad sobre qué acciones te gustaría concretar?

¿Cuánto tiempo haces consciente y tenés presente tu deseo de cambiar tu trabajo?

Posponer tus decisiones o cambios se puede deber a varios motivos. Uno de ellos es evitar de la incomodidad y la posibilidad de sentir dolor. 

Por eso, aunque parezca trivial, la clave para cumplir nuestros objetivos profesionales es disfrutarlos. Esto permite ser constante y determinada para actuar y abrirse a nuevas oportunidades.

Por eso quiero compartirte una distinción que realiza Tony Robbins en uno de sus libros más famosos, “Controle su destino: despertando al gigante interior”.

¿Qué actividades de tu vida diaria relacionas con el placer y cuáles con el malestar?

En primer lugar es necesario tener presente que vivimos en un mundo interpretativo. No nos afectan los acontecimientos en sí, sino cómo los interpretamos. Esto determina cómo pensamos acerca de nosotros mismos y, en definitiva, cómo actuamos.  Una misma experiencia puede tener distintos significados para cada persona. Como seres humanos tenemos la capacidad para asociar experiencias de manera tal que nos genere un malestar o placer. 

En ese libro Tony Robbins señala que si asociamos un fuerte dolor o malestar a determinado comportamiento o acción, evitaremos realizarlos. Si sabemos qué asociaciones realizamos, podemos aprovechar la fuerza del dolor y del placer para cambiar nuestros comportamientos.

Nuestras acciones se ven impulsado por reacciones instintivas al dolor y al placer. Por ejemplo, ¿alguna vez te preguntaste sobre las personas fitness que se ven en Instagram que hicieron un cambio radical en su dieta alimenticia y en la actividad física que realizan? Son personas que han transformado la incomodidad de la disciplina en la satisfacción del crecimiento personal. Es una de las razones por la que su comportamiento es constante. 

Podemos aprender a gestionar nuestros pensamientos y emociones para vincular dolor o placer. Al cambiar lo que vinculamos al dolor y al placer, lograremos cambiar nuestros comportamientos. 

El problema consiste en que, a la hora de tomar una decisión acerca de qué hacer para crear dolor o placer, la mayoría de nosotros se basa en el corto plazo, en lugar del largo plazo. Pero, para tener éxito, la mayoría de las cosas que valoramos nos exige ser capaces de atravesar el muro de la incomodidad de corto plazo, para poder alcanzar el disfrute a largo plazo. Es importante dejar de lado los momentos de miedo que pasan, y enfocar la atención sobre lo que es más importante a la larga: los propios valores y aspiraciones. Recuerde también que aquello que nos impulsa no es el verdadero sufrimiento, sino el temor de que algo nos conduzca hacia él.Como tampoco es el verdadero placer lo que nos impulsa, sino nuestra creencia (nuestro sentido de la certidumbre) de que emprender una determinada acción nos conducirá hasta el placer. No nos vemos impulsados por la realidad, sino por nuestra percepción de la realidad.

Tony Robbins

La mayoría de la gente enfoca la atención sobre cómo evitar el dolor y obtener el placer a corto plazo, y con ello se crea dolor a largo plazo.

Por ejemplo, una persona que tiene un trabajo que odia y ya no aguanta pasar tantas horas ahí. Por un lado, tiene muchas razones (y muy buenas) para cambiar de trabajo: sentirse valorada y realizada en otro trabajo, aprender nuevas tareas, desarrollar su carrera profesional en otra dirección y hasta podría ganar más dinero. 

Sin embargo, por otro lado también hay otras tantas razones para no cambiar de trabajo: tiene que buscar nuevas oportunidades laborales, enfrentar entrevistas donde se puede sentir incómoda, conocer a nuevos compañeros de trabajo y hasta puede dudar si el nuevo trabajo le dará la estabilidad económica que necesita entonces, ¿por qué no esperar un tiempo más y ver si la situación en su trabajo actual mejora ? 

Si se contraponen las razones de este modo, esa persona preferirá aplazar las cosas: el placer potencial estar en un trabajo con más oportunidades es superado por el dolor a corto plazo que causa empezar a buscar otro trabajo.

A corto plazo, evita el malestar de dedicar tiempo para buscar un nuevo trabajo y, en lugar de eso,  obtiene el placer inmediato de mantenerse en un trabajo actual que le resulta cómodo, seguro y estable. Pero que, a largo plazo, la hará sentir cada vez peor porque deja que el tiempo pase esperando que todo mejore sin hacer nada al respecto por cambiarlo. 

Cualquier tipo de disciplina exige atravesar por un período de incomodidad y malestar, tanto si se trata de la disciplina en los negocios, como en las relaciones, la confianza o las finanzas. 

¿Cómo pasar de la incomodidad a crear el impulso para lograr tus objetivos? 

Primero, tomar la decisión sin condicionamientos de superar esa incomodidad . Tenes que estar dispuestas a superar el temor a perder la certidumbre. Es necesario contar con herramientas para transformar el temor en poder.  Vivir tu vida en el presente, responder a las cosas que sean reales y no a los temores de lo que fue o de lo que podría ser algún día. 

La clave consiste en recordar que no nos alejamos del dolor real, sino que nos alejamos de lo que creemos nos conducirá hacia él.

Las etapas para tener un trabajo que disfrutes

Tenés que disfrutar tus objetivos para ser constante en tus acciones y lograr los cambios te propones. Por eso, en relación a tu trabajo,  es necesario que conectes con lo que te gusta hacer. Estoy convencida que no hay un camino recto ni una única manera de descubrirlo pero es necesario dedicarle tiempo de manera consciente.

Las siguientes etapas describen el ciclo que podés estar viviendo si estás en un trabajo que no disfrutas y tenés como objetivo sentir entusiasmo por tu trabajo:

  1. Reconocer el malestar que genera estar en un trabajo que no disfrutás.
  2. Amigarse con la incertidumbre a través de la aplicación de herramientas y recursos.
  3. Conocerte más para actuar y encontrar el apoyo para concretar ideas y proyectos.
  4. Aprender a gestionar las opiniones de otros y  tus creencias.
  5. Desarrollar la confianza en vos misma y en la elección profesional para creer que “cuando uno hace lo que le apasiona, es imposible fracasar”.

 

Los 6 pasos para dejar de posponer tus objetivos profesionales y disfrutarlos

Cuando estas en ese ciclo es fundamental dedicar tiempo a asociar los cambios que querés generar con respecto a tu trabajo con el disfrute y placer. No tomarlo como una obligación sino con la posibilidad de hacer algo que disfrutas y que te divierte en tu día a día.

Si querés empezar a conectar tus objetivos profesionales con el disfrute te comparto el siguiente pdf descargable gratis con los 6 pasos para aplicarlo. 

Descargalo aquí

Contame, ¿qué objetivos profesionales querés alcanzar?¿Necesitás más información para dejar de posponerlos?  ¡Me encantaría leer tus comentarios sobre este tema!

Un beso y un abrazo,

Tami

P.D: También podés seguirme en redes donde iré compartiendo más información sobre coaching y mi experiencia trabajando y viajando en Instagram

0 responses on "Cómo dejar de posponer tus objetivos profesionales y disfrutarlos!"

Leave a Message

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

top
2018. Todos los Derechos Reservados.

Empieza hoy a tomar acción para tener un trabajo que disfrutes. Suscríbete y accedé gratis el Audio+Worbook:

"3 claves para tener un trabajo que te apasione".

He leído y acepto la Política de Privacidad

Te informamos que los datos que de carácter personal que nos proporcionas serán tratados por Expertas en Dinero como responsable de esta web. La finalidad es para enviarte mis publicaciones, noticias, vídeos, cursos, así como promociones de productos y/servicios (prospección comercial). Tu legitimación se realiza a través de tu consentimiento. Debes saber que los datos que nos facilitas estarán ubicados en los servidores de mi plataforma de email marketing MailChimp, mediante su empresa Rocket Science Group, ubicada en EEUU y acogida al EU Privacy Shield (más información de la política de privacidad de MailChimp). Podrás ejercer tus derechos acceso, rectificación, limitación y surprimir los datos en hola@expertasendinero.com. Para más información consulta nuestra política de privacidad.