4 razones que me impulsaron a cuestionar mi camino profesional

Quiero compartirte mi experiencia sobre las razones principales que me impulsaron a cuestionar un camino profesional que creía ideal.

A veces empezamos a dudar de nuestro trabajo porque no estamos conformes o sentimos que “algo” nos falta. Pero cuesta identificar qué o no tenemos idea por dónde empezar a encontrar respuestas.

Quizá en este momento tenés dudas sobre cómo avanzar en tu camino profesional o tenés algunas ideas pero te cuesta activar para hacerlas realidad. Te recomiendo un momento de reflexión:  si hoy no estás conforme con tu situación profesional, es buen ejercicio identificar qué es lo que dispara esas sensaciones. 

En mi caso, esa sensación que algo me faltaba no surgió sola. Mirando hacia atrás puedo identificar las razones que me impulsaron a preguntarme si realmente estaba construyendo el camino profesional que quería. Esas razones me motivaron a conocerme más y dar pasos concretos hacia un trabajo que me entusiasme hacer.

Espero que mi experiencia, al contarte mis 4 razones, te ayuden a dedicar un tiempito para encontrar los motivos que te impulsen a tener un camino profesional que te apasione. 

 

Razón #1: El descubrimiento que cambió mi perspectiva.

Desde que estudiaba economía tenía en mente un plan de carrera que creía ideal para mí. Quería trabajar en el gobierno y después trabajar en un organismo internacional. Además ya tenía decidido que haría una maestría y hasta soñaba con una experiencia académica en el exterior. 

Teniendo mi plan en mente, me anoté en un programa de jóvenes profesionales para el gobierno de la ciudad de Buenos Aires. Fue un programa interesante porque se rotaba por diferentes áreas de gobierno y te ofrecían varias capacitaciones.

En una de esas capacitaciones me mostraron el vídeo de un conferencista británico especializado en educación:Ken Robinson. 

(Acá podés ver su video)

Hay 3 ideas de ese video me llamaron la atención porque puso en evidencia ciertos aspectos que yo ni había pensado en mi plan de carrera “ideal”. 

 

        >> La idea de talento

 

En el video cuenta una historia de cómo una persona descubrió su talento y además nos dice  que todos los niños tienen talentos que desperdiciamos al ir avanzando en el sistema educativo.

Yo nunca  había pensado en cuáles podían ser mis talentos. Lo más cercano era pensar los “puntos fuertes o fortalezas” que suelen preguntar en las entrevistas de trabajo. Pero la verdad que en ese momento la idea de talento la veía como algo muy lejano (para casos muy excepcionales como  deportistas o artistas).

Menos me podía imaginar la importancia de descubrir mis talentos para alcanzar mi potencial en la vida. Al escuchar este video me surgían muchas preguntas ¿yo tengo talentos ocultos? ¿cómo los puedo encontrar?¿y cómo los relaciono con mi trabajo?

 

      >> La idea que tantos años de estudio me desconectaron de lo que realmente me gustaba

 

La segunda idea que me llamó la atención fue sobre los sistemas educativos, que surgieron frente a las necesidades de la industrialización.  Por lo tanto las materias más útiles para el trabajo son más importantes. Y en relación a esto en el video dice: “Así que probablemente te alejaron gentilmente de las cosas que te gustaban cuando niño, con el argumento de que nunca ibas a encontrar un trabajo haciendo eso. ¿Cierto? No hagas música, no vas a ser músico; no hagas arte, no vas a ser un artista. Consejo benigno, y hoy profundamente equivocado..”

Creo que la mayoría caímos en estos consejos con buenas intenciones pero que afectan nuestra confianza y autoestima si queremos dedicarnos a algo totalmente distinto, alejado de las carreras profesionales “convencionales”.

Entonces esto me hizo preguntarme, ¿de qué me alejaron tantos años de estudio? 

 

     >> La inflación académica: la necesidad de ir acumulando títulos

 

La tercera idea que me llamó la atención fue que con el avance de la tecnología y el crecimiento demográfico los títulos ya no valen nada.  Se vive un proceso de inflación académica para la cual si se quiere destacar hay que seguir acumulando títulos. Hace unos años se  necesitaba una maestría para el trabajo que antes requería un bachillerato. Y ahora se necesita un doctorado para el otro. 

En esta idea me vi muy identificada porque justamente yo estaba ideando mi plan profesional en base a mi formación académica sin tener en cuenta otros aspectos cómo la idea de talento, creatividad, otras habilidades de inteligencia emocional y transformación digital en el trabajo.

 

En definitiva, este video  movió los cimientos sobre los cuales yo estaba construyendo mi ideal de carrera. Y, como te decía en cada idea, después de ese video me surgieron muchas preguntas y ganas de seguir explorando este tema. Por eso busqué el libro El elemento del mismo autor y esto me llevó a más información que me permitió seguir cuestionando mi camino profesional.(este artículo te cuento sobre más libros que me ayudaron en este sentido)

 

Razón #2: Una nueva definición de talento

 

La idea que TODOS TENEMOS TALENTOS me motivó a descubrir una nueva definición de talento, identificar mis propios talentos y descubrir qué me motivaba a aplicarlos.

Esto me llevó a muuuucho trabajo interno! Algunas veces lo disfrutaba, otras veces me frustraba y en otros momentos me sorprendía.

No hay un camino lineal para hacer este trabajo de introspección. Hay infinidad de técnicas, herramientas y terapias para lograrlo.Por eso tuve que investigar mucho para reconocer qué me servía y qué no.

Encontré muchos recursos valiosos  y contenido, infinidad de libros, cursos. Buscaba maneras de incentivar mi creatividad (hasta intenté aprender a tocar el ukelele). Escuchaba podcasts en todo momento y meditaba.

Parte de esa búsqueda me llevó a formarme como coach ontológico. Por eso, en base a mi experiencia y formación, creé en mi programa de sesiones para que vos también puedas crear un camino profesional que te apasione (podés ver más información aquí).

 

Toda esa información, si bien era variada, tenía el objetivo de conocerme más y conectar con lo que realmente me gusta. Para después encontrar la manera de ponerlo en práctica. Algunos lo llaman tu por qué, misión, propósito o ikigai.(Pero esto es un otro GRAN tema para un próximo artículo que voy a escribir).

 

Razon #3: Mi propia manera de pensar me está frenando.

 

Todo el trabajo interno que ya hacía por mi cuenta se potenció cuando decidí hacer la formación como coach ontológico. Fue un intensivo para notar y prestar más atención a mis pensamientos y creencias.

Es un trabajo de introspección y aprendizaje de herramientas que te permiten cambiar tu manera de pensar y cuestionar las reglas que damos por supuestas. Aprendí recursos para identificar si me dejaba guiar más por los «TENGO QUE….» o «DEBERÍA….» que por «QUIERO…..»

Por ejemplo no es lo mismo decir «tengo que aceptar este trabajo» en lugar de «quiero aceptar este trabajo». Esas distinciones me permitieron empezar a distinguir qué reglas o ideas daba por supuestas y no me ayudaban a avanzar hacia lo que más quería.

 

El contexto en que nacimos y crecimos influye en que tengamos ciertas creencias o pensamientos que pueden convencernos que nuestra vida profesional debe desarrollarse de un modo determinado. Pero ¿qué pasa si ese camino profesional nos genera aburrimiento o estancamiento?¿cómo hacemos para superar esas creencias?

 

A nivel profesional se pueden cargar con muuchas creencias limitantes en relación con el trabajo. Por ejemplo, que el trabajo tiene que sentirse como un duro esfuerzo. Generalmente se asocia el trabajo como un sacrificio, donde lo divertido y disfrutable tiene muy poco lugar. 

También cargamos con ideas preconcebidas sobre las profesiones que son generalmente más aprobadas en nuestro entorno y en el contexto en que vivimos. Muchas veces, sin notarlo, nos dejamos guiar por lo que se espera de nosotras y no por lo que realmente queremos.

Para mí fue importante identificar a quién le estaba dando autoridad para decidir por mí o de quiénes estaba buscando una aprobación para validar mis ideas profesionales.

En este punto cobra mucha relevancia mi segunda razón que es contar con el trabajo interno que te dé la confianza de decir «esto es lo que me gusta y lo que quiero hacer!»

Otro creencia muy común que puede frenarnos es el “no estar suficientemente preparada para…” Estamos tan acostumbradas a rendir examen a lo largo de nuestra vida que los pasos necesarios que tenemos que dar nos paralizan si pensamos y si me va mal?

Y por esa manera de pensar seguimos posponiendo decisiones y acciones que nos permitan seguir avanzando. Parte de este proceso es asumir que en el camino habrá errores y fracasos pero que son necesarios para nuestro aprendizajes y crecimiento profesional. 

 

En este proceso es importante nutrir creencias y pensamientos que nos alejan de pensar si es posible o no el camino profesional que queremos. Necesitamos contar con más creencias y pensamientos que nos lleven a pensar cuándo y cómo ese camino profesional SÍ ES POSIBLE.

(Nota: si crees que es necesario entrenar tu mente para crear un camino profesional que te apasione te recomiendo este entrenamiento gratis que estoy por lanzar)

 

Razón #4: ¿Mi trabajo está alineado con la vida que quiero?

 

Como te decía en la primera de mis razones, diseñé mi carrera en base a todo lo que creía que debía hacer. Terminar unos estudios en una carrera (que me garantizara un buen puesto de trabajo), conseguir un trabajo acorde a mi formación, seguir especializandome (estudié mi maestría) y continuar escalando en mi trabajo.

Vivía en piloto automático.

No me cuestionaba si lo que hacía era realmente lo que disfrutaba o no y menos si estaba alineado con el estilo de vida que quería! Además siempre me gustó estudiar entonces prepararme no era un problema.

Siempre fui responsable y di lo mejor de mí en cada uno de mis trabajos. Pero en ese momento el trabajo para mí era un medio que permitía tener un sueldo para cubrir todas mis necesidades, disfrutar de mi tiempo libre (después de las 18hs y los fines de semana), vacaciones y darme algún que otro gusto. 

En esos años mi trabajo sólo era un medio para vivir. La pregunta es ¿vivir de qué modo? 

¿Vivir de una manera en el que la mayoría de las horas de mi vida no esté del todo conforme?¿o esté lo suficientemente cómoda como para pagar la cuentas a fin de mes?

A medida que avanzaba en mi desarrollo personal, noté que era necesario darle otro significado al trabajo. No quería que fuera sólo un medio para tener el dinero para sobrevivir. Sé que eso es necesario, todas tenemos que pagar las cuentas a fin de mes. El tema es que para mí no era suficiente.

 

No quería diseñar mi vida en función de mi trabajo. 

 

Quería que fuera al revés. Quería que el trabajo también se convirtiera en un espacio donde pudiese aplicar mis fortalezas y sentir que estaba haciendo una contribución en la vida de otras personas. Quería sentirme plena y realizada también durante las horas en las que trabajaba.

Hoy mi significado del trabajo es otro, quiero  que sea un espacio de realización que disfruto y donde puedo aplicar mis talentos y fortalezas. Es una herramienta para diseñar la vida que quiero y a través del cual creo sistemas para generar recursos para vivir.

 

Creo que todos tenemos que animarnos a avanzar hacia un trabajo que nos entusiasme. Personalmente estoy segura que vale la pena invertir tiempo en salir de esa sensación en la nos imponemos que tenemos que trabajar gran parte de las horas de nuestra vida para ganar un sueldo, que nos permita tener una vida en la que disfrutamos solo los ratos libres.

Salir de esas sensaciones y tener un trabajo que te apasione no es de un día para el otro pero es importante avanzar y aspirar a lograrlo porque Sí es posible.

 

En definitiva, si te sentiste identificada en alguna de estas razones, te recomiendo:

>>Notar qué tipo de información o personas te inspiran para crear un camino profesional que te potencie.

>>Hacer tu trabajo interno de la manera que más te sirva para conectar con tus talentos y cómo ponerlos en práctica.

>>Preguntarte si tu manera de pensar te está limitando para avanzar.

>>Identificar si tu trabajo está alineado con el estilo de vida que querés.

 

Espero que mi experiencia te sirva y sobretodo espero que puedas tomarte ese tiempo de reflexión necesario para que crees un camino profesional que te apasione!

 

Un beso,

 

Tami! 

0 responses on "4 razones que me impulsaron a cuestionar mi camino profesional"

Leave a Message

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

top
2018. Todos los Derechos Reservados.

Empieza hoy a tomar acción para tener un trabajo que disfrutes. Suscríbete y accedé gratis el Audio+Worbook:

"3 claves para tener un trabajo que te apasione".

He leído y acepto la Política de Privacidad

Te informamos que los datos que de carácter personal que nos proporcionas serán tratados por Expertas en Dinero como responsable de esta web. La finalidad es para enviarte mis publicaciones, noticias, vídeos, cursos, así como promociones de productos y/servicios (prospección comercial). Tu legitimación se realiza a través de tu consentimiento. Debes saber que los datos que nos facilitas estarán ubicados en los servidores de mi plataforma de email marketing MailChimp, mediante su empresa Rocket Science Group, ubicada en EEUU y acogida al EU Privacy Shield (más información de la política de privacidad de MailChimp). Podrás ejercer tus derechos acceso, rectificación, limitación y surprimir los datos en hola@expertasendinero.com. Para más información consulta nuestra política de privacidad.